martes, 23 de agosto de 2016

Mi Reino no es de este Mundo



CAMINO A NEMANCOS

Camino a Nemancos...
Van los peregrinos
y los turigrinos,
los negros, los blancos,
los cojos, los mancos,
los que ponen peros
a los forasteros,
los que se los zampan...
¡y a la noche acampan
todos los viajeros!

¡Siempre vagabundos
de todos los mundos!

Jesús María Bustelo Acevedo

domingo, 17 de abril de 2016

Muxía



MUXÍA

Es Fisterra el final de la Tierra,
y Muxía el principio del Cielo;
allá acaba la guerra,
y el consuelo y el suelo;
y es aquí donde el velo
se descorre que encierra
y libera tu vuelo...
Es Fisterra el final de la Tierra,
y Muxía el principio del Cielo.

Jesús María Bustelo Acevedo

domingo, 10 de abril de 2016

Dos Respetables Caminos



DOS RESPETABLES CAMINOS

Camino de juicio,
camino de perdón...
Es el primero, vicio,
y el otro, corazón...
Juicio es el suplicio
del breve beneficio...
¡Perdón es Bendición!

Jesús María Bustelo Acevedo

domingo, 3 de abril de 2016

¡Hasta Lugo!



¡HASTA LUGO!

Quiero volver a Lugo...
Será porque me plugo
disfrutar de ese libro,
que, incompleto, calibro,
me ofrenda juego y jugo,
un jugo que me pierde...
O será que me da allí vida el verde,
como muerte el verdugo...
Tuve en Lugo
hambre y hambre de un beso...
Mejor que de un besugo
o que de un queso...
Centrípeto me fugo
si me la dan con eso...
Pero si en Lugo ando,
¡me expando
y centrifugo!
¿Qué hago?
Yo no quiero un mendrugo,
yo quiero todo Lugo,
que es un manjar divino...
Divino o di agua fresca,
que igualmente refresca...
Si vago
por la vieja muralla
que allá en Lugo se halla,
me olvido del mal trago,
no arrojo la toalla
y trasnocho y madrugo
y el gallo y el gallego
me cantan ¡hasta luego!...
Es decir, ¡hasta Lugo!

Jesús María Bustelo Acevedo

¡Me voy a hacer el Camino!



¡ME VOY A HACER EL CAMINO!

Me voy a hacer el Camino,
porque estoy enfermo, enfermo,
pero tan sólo en lo interno,
porque el cuerpo está divino.

Tengo enfermo el corazón,
aunque el corazón no enferme,
pero el que lo tiene duerme
sin razón y con razón.

Camino por el dolor,
por el dolor que es el duelo
en el que me enfrento al Cielo
porque me niega su Amor.

Enfermo, solo, perdido,
mas, como dice el cantar,
camino se hace al andar
y encuentra cada latido
este corazón dormido
que nunca puede enfermar.

Jesús María Bustelo Acevedo