lunes, 21 de noviembre de 2016

El Alto del Perdón



EL ALTO DEL PERDÓN

Un alto en el Camino...
El Alto del Perdón..
Que al perdonarme vino
a abrirme ante el destino
que ofrenda el corazón...

Perdón: liberación
del alma... ¡Buen Camino!

Jesús María Bustelo Acevedo

viernes, 18 de noviembre de 2016

La Vía de la Plata



LA VÍA DE LA PLATA

He decidido hacerme millonario;
emprenderé la Vía de la Plata,
que ya el nombre lo apunta, no hay errata:
todo pobre lo vuelve en lo contrario
La Vía de la Plata.

Ni un ápice cediendo en mi ambición
me eché a la caminata
soñando ser un nuevo ricachón,
y me mostró La Vía de la Plata
que la plata y la vía, y no hay errata,
las tengo plenas en el corazón.

Por Alegrías dejaré que lata
y abrazaré gozoso la Armonía
que entera se desata
y libera al que vio la luz un día
en la Taza de Plata.

He decidido hacerme millonario;
emprenderé la Vía de la Plata,
que ya el nombre lo apunta, no hay errata:
todo pobre lo vuelve en lo contrario
La Vía de la Plata.

Jesús María Bustelo Acevedo

jueves, 17 de noviembre de 2016

Bota, Botafumeiro...



BOTA, BOTAFUMEIRO...

Bota, botafumeiro,
a derecha y a izquierda,
y disipa la mierda
que viene de O Cebreiro.

El viejo peregrino
que cansado y pachucho
a Compostela vino
no se lavaba mucho,
y por eso es que escucho
tal cántico divino:

¡Bota, botafumeiro,
a derecha y a izquierda,
y disipa la mierda
que viene de O Cebreiro!

Jesús María Bustelo Acevedo

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Santiago me pone triste



SANTIAGO ME PONE TRISTE

Santiago me pone triste,
con su planta tan oscura,
y prefiero el alba pura
que en el Fin del Mundo existe...
Santiago consigue, ¿viste?,
que entero me desconcierte;
tanto gris no me divierte,
ni que la vida me quite,
aunque luego resucite
en la Costa de la Muerte.

Jesús María Bustelo Acevedo

sábado, 17 de septiembre de 2016

El Peregrino León Tolstoi



EL PEREGRINO LEÓN TOLSTOI

El peregrino Tolstoi
hase levantado hoy
con la intención peregrina
del que camina y camina
sin decirse ¿dónde voy?
Y, poniendo el corazón,
anda el viejo, despacito,
y al llegar a la Estación
del Cordero el tal León
toma el tren al Infinito.

Jesús María Bustelo Acevedo